Community Manager: profesión sin futuro

 

trabajo de community manager

¿también tienes un cuñado?

 

Hace unos pocos años Concha Velasco cantaba eso de Mamá, quiero ser artista. Unas décadas después yo afirmo con rotundidad: Mamá ya no quiero ser Community Manager

Y muchos de mis compañeros dirán: mejor, menos competencia. No les falta razón porque competencia hay, mucha.

En esta nueva profesión de la gestión de redes sociales tenemos el gran problema de que todo el mundo es un experto en la materia. Todo el mundo cree saber más que el otro, todo el mundo se cree mejor que el otro. Y sólo porque tienen un perfil personal en facebook con un montón de amigos y de vez en cuando publican una foto en instagram.

¿Es eso ser Community Manager?

Claro que no. Pero explícaselo tú a ese comerciante que usa un perfil personal como página de empresa. Yo ya lo he intentado y no lo he conseguido.

Esta nueva profesión es muy ingrata por muchos motivos, y no todos son externos a los “profesionales” que la ejercen. No hace demasiado tiempo leí un artículo donde un (presunto) experto en la materia, que afirmaba que era posible la correcta gestión de redes sociales dedicándole 30 segundos al día a cada red social. ¿En serio? El tipo este aseguraba que con 30 segundos por cuenta y día se podía mantener una correcta presencia en redes sociales, suficiente para que la empresa creciera y ganara dinero. Ahora ve tú a hablar con el empresario que leyó ese artículo y dile que quieres cobrar 200, 300, 400… euros o la tarifa que tengas establecida para la gestión de redes. Ese comerciante creerá, y con alguna razón, que por 30 segundos al día tu tarifa es muy cara.

Luego están los Community Manager de saldo, eso que por unos pocos euros dicen gestionar correctamente cualquier red social. Luego resulta que publican la misma foto que tomaron una vez del negocio una vez cada mes. Así también cobro yo unos céntimos ya que sólo me tomará 30 segundos al mes gestionar las redes sociales. Pero ¿eso sirve de algo para la empresa que quiere tener presencia en redes? Por supuesto que no. Pero una vez que el empresario ha sido escarmentado por los Community Manager de saldo a ver quién es el guapo que le convence de que su empresa tiene mucho que ganar en internet, con una buena gestión de redes sociales, con un trabajo profesional que merece una remuneración profesional.

Pero la cosa no termina aquí. Cuando has conseguido un cliente, que entiende el potencial de tu trabajo para su negocio, que está dispuesto a pagar tu tarifa profesional (generalmente después de negociar a la baja) te encuentras con que no hace nada por ayudarte a realizar tu trabajo. No te informa del inicio de rebajas o períodos de venta a saldo o promociones; no te dice horarios de apertura o cierre, de días festivos, de vacaciones… No te ofrece material para publicar, ni te explica el producto que debes mostrar… Y con esas armas debes lanzarte a la batalla.

Si triunfas, el mérito es de la empresa, que tiene muy buenos productos, muy buenos precios, muy buena fama offline…; si fracasas, la culpa es tuya porque no has trabajado suficientemente bien, porque no eres bueno, porque cobras mucho para el resultado obtenido…

Por todo esto y algo más he tomado la decisión de no seguir en esto de la gestión de redes sociales, no me compensa tantas horas de trabajo para que luego no salga como se planificó y la culpa sea sólo del Comunity Manager.

¿Qué voy a hacer ahora?

Por suerte (y por desgracia para mi) soy amigo de mis amigos. Cuando alguno de ellos me ha pedido consejo para crear una imagen digital de su negocio, cuando me han pedido consejo para poder vender sus productos desde las redes sociales, cuando me han pedido mi opinión sobre la estrategia a seguir para “triunfar” con su página de facebook… los he ayudado de manera gratuita… y han TRIUNFADO. Entendiendo ese triunfo como aumento de seguidores, de consultas, de visitas online y offline… Millonarios no son gracias a mis consejos, pero sí han mejorado sus ingresos.

Me ha costado unos años entenderlo pero ya lo he comprendido: no hagas lo que yo hago, haz lo que yo digo.

Porque las horas de investigación, de lectura de blogs, de prácticas y ensayos… no se ven plasmadas en redes sociales. Ahora en vez de estar publicitando o planificando la imagen digital de tal o cual producto estoy escribiendo esta declaración de intenciones. 

A partir de ahora dejaré de dar consejos gratis y empezaré a cobrar por mis conocimientos. Ya que mis consejos hacen ganar dinero a los aconsejados creo que es muy justo que yo también consiga mi recompensa. Porque con palmaditas en la espalda no se alimenta a una familia.

Según parece, a partir de ahora me pasaré al lado de la consultoría, signifique lo que signifique. Enseñar a los comerciantes y a los autónomos a gestionar eficazmente las redes sociales de sus negocios será mi objetivo en la vida. Y creo que cuando esos mismos comerciantes y autónomos se den cuenta del trabajo que requiere la buena gestión de sus perfiles estarán preparados para entender la profesión de Community Manager y estarán dispuestos a pagar un precio justo por un buen trabajo de un buen profesional.

Deseadme suerte en esta aventura porque el reto el grande y los comerciantes muchos.

ideas claras y determinación

Rendirse no es una opción

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies